Página principal

El Decano de la Facultad de Ciencias Médicas, Dr. Ricardo Nidd, expuso en el Senado de la Nación
Plenario de Comisión Interrupción voluntaria del embarazo. 18/07/18

 Ver Video exposición completa

Ayer nuestra Facultad se vio reflejada en el Senado de la Nación. Nuestro Decano fue citado como expositor para debatir su posición respecto del proyecto de legalización del aborto, que ya cuenta con media sanción de Diputados. En una extensa sesión, de varias horas, a su turno Ricardo Nidd advirtió que "...nadie está a favor del aborto en sí: los q lo condenan, se oponen a su legalización, favoreciendo así su clandestinidad; quienes defendemos su legalización, nos oponemos al aborto clandestino. Permítanme señalar que sin la legalización del aborto, un embarazo no deseado se convierte en un embarazo forzoso”.

 


Más tarde, se refirió al debate acerca del inicio de la vida humana, excusándose de dar una respuesta exclusivamente biológica, ya que una respuesta médica debe comprender lo humano en su vasta dimensión biológica, psicológica, social, cultural, política e histórica.  “...El ser humano desea y dialoga. La respuesta entonces exige una complejidad que no admite fecha”.

Asimismo no eludió el debate de la ciencia. En efecto, los científicos no logran ponerse de acuerdo, reconociéndose aquí una zona de conflicto, ya que no hay una respuesta unívoca de cómo definir la vida humana.

Luego se refirió al dilema entre lo moral y lo legal: “No todo lo moral es legal y viceversa: la amnistía a los genocidas fue un acto de absoluta inmoralidad pero con rango legal, así como para la Dictadura Militar la Marcha de las Madres de Plaza de Mayo de los días jueves era ilegal, y sin embargo fue un acto de valiente resistencia moral. Por lo tanto, es un problema de salud pública, ésta es la situación definitoria. El aborto clandestino arroja escalofriantes índices de morbimortalidad en mujeres jóvenes, cuyas vidas se verifican más protegidas en países con legalización de esa práctica”.

Para finalizar, aclaró que su presencia en el Senado respondía a su proveniencia académica "...pero no de cualquier academia, sino de la Universidad pública, laica, gratuita y cogobernada, que justamente este año celebra el centenario de su gesta más emblemática, la Reforma Universitaria. Por lo tanto soy un emergente del ejercicio autónomo de una institución cuyas reglas de juego son ejemplos de prácticas democráticas en el mundo. En ese sentido soy un sujeto político como cada uno de ustedes; mi función es administrar educación superior de calidad con los exiguos recursos que uds nos asignan...y cumplimos con las expectativas que el pueblo deposita en nosotros”.

 

“Advierto que estamos presenciando un momento cultural, un cambio de paradigma a favor de los derechos. La universidad es una Casa de jóvenes, esos jóvenes que poblaron las calles de nuestra Patria y definieron la votación en Diputados. Nos asisten muchos argumentos para darles la razón!"